Buscar
  • Universitat Oberta de Catalunya

¿Cómo prepararnos para estudiar en la nueva normalidad?



La pandemia ha acelerado la transformación digital y pedagógica de las universidades.

El nuevo perfil de estudiante exige una mayor personalización del proceso de aprendizaje.


La transformación digital es una noción que venimos escuchando y que ha cobrado especial relevancia en estos tiempos. Un concepto en el que la educación no ha sido ajena. Miles de universidades han tenido que migrar sus currículos a formatos remoto que permitan dar continuidad al semestre académico. Sin embargo, tras meses de educación remoto, y para dar inicio a un nuevo ciclo educativo, la «nueva normalidad» traerá modelos de alternancia entre lo presencial y lo virtual, y en muchas ocasiones la virtualidad tomará el protagonismo, pero toda la comunidad educativa tendrá que transformarse, y para ello se necesita formar al profesorado, crear políticas educativas que permitan evaluar y acreditar la calidad de los sistemas en línea y una apuesta por el desarrollo y la expansión de la educación online que sea complementaria al sistema universitario actual. «Todo lo que viven hoy las universidades es el inicio de la transformación. Lo que hemos convenido en llamar "educación remota" es una oportunidad para avanzar y apropiar dinámicas interesantes en torno a la virtualidad, una experiencia que puede ser la semilla para la transformación definitiva de los sistemas educativos presenciales en sistemas híbridos», indican expertos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), universidad de educación superior 100% online.

El futuro, y el presente, pasa por la formación en línea, y las novedades tecnológicas y el uso de la inteligencia artificial (IA) acompañan la consolidación del e-Learning: este será el año del tutor inteligente, de los recursos personalizados para el aprendizaje autónomo del estudiante y de los sistemas antiplagio. Para expertos de la UOC, estas innovaciones en e-Learning vendrán ligadas a potenciar lo que llamamos self-regulation, lo cual, acompañado de diversos recursos de aprendizaje, como la utilización de vídeo combinado con recursos tradicionales con texto, sistemas de autoevaluación o el uso efectivo del celular como plataforma de aprendizaje, ayudará a los estudiantes a tomar conciencia del tiempo que tienen y distribuirlo de forma efectiva para llegar a los objetivos y adquirir las competencias que se les piden en los programas educativos en los que se matriculan, mejorando radicalmente el rendimiento académico y la satisfacción de los mismos.

Si bien es cierto que el joven usa la tecnología para comunicarse, acceder a información y divertirse, no las utiliza para nada que requiera aprendizaje. Quizás es momento de flexibilizar todos estos procesos para que así nos adaptemos más a las necesidades de

los estudiantes, pues estamos intentando situar a personas expertas en el uso lúdico y comunicativo de las tecnologías en un marco en el que van a tener que utilizar estos elementos con la finalidad de aprender, lo que tiene un costo psíquico y físico que puede resultar aburrido y demandante para el estudiante incrementando la desafección en el alumnado por estas herramientas.

A partir de esto, indican los expertos de la UOC, otra de las innovaciones que veremos, tras las mejoras de la formación en línea se centra en ofrecer recursos personalizados en función de las preferencias de los estudiantes, cada vez más ricos en instrumentos visuales, táctiles, inmersivos, sociales y exploradores, pues mientras que a un estudiante le gustará más el formato vídeo, a otros el texto, habrá otros estudiantes a quienes les guste el podcast; Porque, en definitiva, el estudiante quiere seguir un modelo educativo que atienda sus necesidades, y cuanta más experiencia tenga el estudiante, más exigirá esta personalización. «Lo ideal es equilibrar muy bien el trabajo que se hace en línea para no sobrecargar ni a profesorado ni a alumnado, y también que los momentos presenciales potencien la comunicación y el diálogo, así como aquello que es más difícil hacer de forma autónoma en casa».

Tendencias educativas

La evolución del sistema educativo y todo lo que lo conforma a partir de esta crisis es poco previsible, nuevos retos y nuevos factores entran en juego alterando las condiciones del entorno, algunas de las tendencias del aprendizaje previstas para el siglo XXI van a quedar obsoletas, mientras que otras, en cambio, se verán potenciadas. A partir de esto, expertos de la UOC, analizan siete tendencias las cuáles unas serán potenciadas, otras perderán relevancia y otras formarán parte del nuevo ecosistema educativo:

1- Informalización del aprendizaje.

Incremento del aprendizaje informal potenciado por la red y la tecnología digital, tiene relación con el llamado aprendizaje continuo referido a la interconexión de aprendizajes adquiridos en diferentes ámbitos (profesional, social, académico, lúdico, etc.)

2- Aprendizaje a lo largo de la vida (lifelong learning).

No está vinculada solamente a unas etapas determinadas, esta tiene lugar tanto en ámbitos formales como informales y en contextos diferentes (laboral, académico, doméstico, etc.), la capacidad de los estudiantes para diseñar su trayectoria formativa a lo largo de la vida y de disponer de habilidades superiores para aprender en contextos digitales se considera un aspecto crítico.

3- Aprendizaje autodirigido.

La verdadera personalización es aquella que empodera y capacita a las personas para tomar sus propias decisiones con relación a su proceso formativo, y para aprovechar las incontables oportunidades de aprendizaje que ofrecen la red y el ecosistema educativo. La capacidad de dirigir y gestionar el propio aprendizaje es esencial.

4- Aprendizaje social (social learning).

La proliferación en los ámbitos profesionales y domésticos de aplicaciones y herramientas de computación en la nube, de comunicación o de gestión de proyectos contribuye a la realización de experiencias educativas de tipo socioconstructivista basadas en la colaboración.

5- Deslocalización.

La conexión permanente y las aplicaciones de computación en la nube que ofrecen los dispositivos móviles permiten aprender en cualquier momento y lugar, disfrutando de las prestaciones elevadas en cuanto a acceso a la información, a la comunicación y a la productividad ofrecidas por el entorno tecnológico.

6- Automatización.

Los avances en inteligencia artificial (IA) empiezan a esbozar escenarios educativos con bots y asistentes virtuales desempeñando diferentes papeles en los procesos académicos y formativos. Colocando al alcance de docentes e instituciones educativas la posibilidad de personalizar el aprendizaje diseñando de forma dinámica contenidos y actividades a medida.

7- Liberalización de la acreditación.

La irrupción de la tecnología de cadena de bloques (blockchain) en el ecosistema educativo abre la posibilidad de disponer de sistemas de reconocimiento y acreditación de competencias, habilidades y experiencias formativas sin necesidad de disponer de archivos centralizados en instituciones determinadas.


Organiza

la-mega.png
lafm.png
RCN_logo-web.png

Apoya

vexcol-logo.png